Gestión económica con metodología Focus y Benchmark

Cuando empecé en esto del trading y me enfrenté a la gestión económica de mi operativa, descubrí, que la gestión que todo el mundo realizaba por operaciones a mí no me funcionaba, no me aportaba la información necesaria para lograr mi principal objetivo que era llegar a ser un trader consistente.

Está claro que la consistencia en el trading trata de obtener beneficios regulares a lo largo del tiempo, ¿pero con qué temporalidad medimos la obtención de esos beneficios? ¿Diariamente? ¿Semanalmente? ¿Mensualmente? ¿Trimestralmente? ¿Anualmente? Puesto que considero que esta periodicidad puede tener una visión personal para cada trader, decidí, en primer lugar, hacer una definición de lo que yo considero ser consistente en el trading. Un trader es consistente cuando consigue resultados positivos y regulares todos los meses. Es decir, no vale que un mes se gane 1 y otro 10.000, la consistencia consistiría en ganar 5.000 cada mes.

Las estadísticas de operaciones están bien, yo las utilizo para otros fines que no voy a detallar en este artículo, pero a mí no me enfocaban en mi objetivo de lograr la, tan ansiada, consistencia. Decidí, por tanto, dejar la gestión basada en operaciones y comenzar a hacerla por sesiones operativas.

Antes de continuar detallando mi método de gestión económica, debo aclarar que trabajo con metodología focus y benchmark. ¿En qué consiste la metodología focus? En que fijo un objetivo y potencio todas las acciones que me conducen a él y elimino las que me alejan de él. Es decir, todo mi trabajo está enfocado en lograr el objetivo. ¿Y qué es el benchmark? Su traducción del inglés es punto de referencia, guía, y es precisamente para eso para lo que lo utilizamos, es una guía en relación a la consecución de nuestro objetivo y que, por tanto, nos indicará si estamos cerca de lograrlo o no.

El mercado es imprevisible y hay días que ofrece más oportunidades que otras, por tanto, es difícil intentar lograr unos resultados homogéneos día tras día, pero si es posible establecer una media diaria en base a esos resultados y lograr resultados homogéneos mensuales.

Supongamos que contamos con un capital de 10.000€, estamos a último día del mes y me pregunto ¿Qué rentabilidad puedo esperar, conforme a mi operativa, de este capital en el próximo mes? Hago una valoración y marco un objetivo del 10%, por ejemplo.   Es decir, a final de mes debo lograr un beneficio de 1.000€. Ya he fijado mi objetivo mensual y ahora sólo debo enfocar mi gestión económica y mi operativa en lograrlo. Para ello miro las sesiones operativas que tiene el mes (días hábiles) y divido el objetivo entre las sesiones operativas. Supongamos que el mes cuenta con 22 sesiones operativas, con lo que divido

Es decir, mi media diaria de ganancia para lograr mi objetivo, descontadas comisiones, debe ser de 45,45 €, que si operamos en el MiniSP representa 1 punto.

Esto me ayuda a tener una línea de rendimiento esperada, sobre la cual iré marcando la línea de rendimiento real con lo que podré hacer benchmark diario y tomar decisiones según estos datos y algo, muy importante para mí y para mantener la disciplina sobre el control del riesgo, es que si tengo una media de ganancia de 45,45 no puedo tener un día negativo de más del triple de mi media.

Por todos es conocida la regla de no perder más de 2-5% del capital en cuenta para no entrar en apalancamiento asimétrico, es decir, hablamos de asumir un riesgo de entre 200-500€ al día. Usando metodología focus, el riesgo, en este caso lo limitamos a 136,36 ya sumadas comisiones, es decir, si hacemos 1-2 operaciones negativas dejamos de operar.

Ahora bien, ¿Con esta metodología dejamos de operar si llevo 3-4 veces la ganancia sobre la media diaria esperada? La respuesta es que depende del mercado. Si el mercado ofrece una sesión complicada y yo ya he superado con creces mi objetivo, se debe valorar la posibilidad de dejar de operar. Si el mercado ofrece una sesión no demasiado complicada y llena de oportunidades pues habrá que valorar seguir operando. Son decisiones que cada uno debe tomar según su benchmark de rendimiento.

Veamos ahora el gráfico de la línea de rendimiento. Este gráfico representa el mes del supuesto. En él podemos apreciar que los primeros días hemos estado por debajo del rendimiento esperado, aunque en positivo. Si miramos el diario de trading podremos analizar si han sido sesiones difíciles, entradas mal realizadas u operaciones mal gestionadas.

Vemos que hay un día particularmente bueno y el resto se mantiene en una horquilla homogénea. Y, lo más importante, no hay ningún día de pérdidas excesivas, que son los que hacen que las medias se destrocen, que no logremos el objetivo y que vayamos perdiendo nuestra cuenta poco a poco. Si hacemos benchmark del rendimiento, es decir, si medimos, es para tener los datos necesarios que nos ayuden a mantener una disciplina del control del riesgo.

Una vez finalizado el mes, comprobamos que hemos logrado un rendimiento del 24,71%, muy por encima de lo esperado. La media mensual esperada era de 45,45 y la lograda de 112,30. Esto nos podría llevar a querer subir el objetivo, sin embargo, como mínimo debemos lograr tener tres meses consecutivos con resultados superiores al objetivo marcado para poder subirlo con seguridad. El éxito de la metodología focus radica en la fijación adecuada de los objetivos.

Continuemos con nuestra curva de rendimiento, graficando el segundo mes de operativa.

Acabamos el primer mes con 12.470,60, seguimos con nuestro objetivo de rentabilidad del 10%, lo que significa que tenemos un objetivo monetario de 1.247,06. Las sesiones del mes 2, son también 22 y la media diaria de beneficio a lograr es de 56,68

Veamos el gráfico acumulado y analicemos resultado:

El segundo mes obtenemos una rentabilidad del 14,45% y una media diaria mensual real de 81,90 y una media acumulada diaria, desde el inicio, de 97,10. Seguimos por encima del objetivo.

Como objetivo para el tercer mes volvemos a fijar el 10% mensual, lo que supone obtener una media diaria estimada de 67,96

Los datos mostrados en los gráficos son datos reales de una cuenta.

Con esta metodología seguiríamos trabajando para lograr que nuestra línea de rendimiento real no sea una montaña rusa, sino una línea creciente y constante, que además vamos midiendo sobre una línea de rendimiento previamente establecida.

Además, de trabajar con una línea de rendimiento establecida, manejamos los siguientes datos estadísticos, que considero son relevantes comentar:

Rentabilidad total, rentabilidad anual, rentabilidad mensual y rentabilidad diaria.

Media de ganancia/pérdida diaria total, media de ganancia/pérdida diaria anual y media de ganancia/pérdida diaria mensual. Este dato para mi es particularmente importante ya que el conocer que desde que empecé a operar (es la media de ganancia/perdida total), por ejemplo, tengo una media diaria de 195€, me proporciona tranquilidad ya que reduce la incertidumbre sobre la seguridad de mi operativa. Además, me ayuda a ir aumentando mi círculo de confort respecto a la operativa que realizo, ya que según voy manteniendo o aumentado esta media diaria, tengo cada día más seguridad en que mi estrategia operativa es la adecuada.

Media de ganancia/perdida en sesiones positivas, media de ganancia/pérdida en sesiones negativa. Este dato es también muy importante, ya que la cantidad perdida en las sesiones que resulten negativas, siempre, debe ser inferior a la cantidad que ganemos en las sesiones positivas. Si esto no es así, nuestra operativa no es la adecuada y debamos modificar la estrategia.

Porcentaje mensual de sesiones positivas, porcentaje mensual de sesiones negativas.

Todos estos datos nos ayudan a marcar objetivos de rentabilidad esperada y a marcar las estrategias de nuestra operativa que nos ayuden a conseguirlos.

Detrás de la gestión económica con metodología focus y benchmark hay toda una filosofía que no podemos tratar en este artículo, aquí solo lanzamos la idea de trabajo para que a quién le parezca interesante la estudie y la ponga en práctica.

By | 2017-01-10T08:51:08+01:00 enero 10th, 2017|Blog|Comentarios desactivados en Gestión económica con metodología Focus y Benchmark